Los nazis los usaron como rastreadores para detectar escondites, preferentemente en la búsqueda de judíos y gente opositora. Por eso eran temidos y fueron odiados. Después de las dos guerras hubo cacerías de estos perritos.

Responder